Propósitos de Año Nuevo y una segunda vida para el turrón

Bueeeeeno, este año me he propuesto ser algo más organizada con mis proyectos, por lo que antes de embarcarme en algo tan grande como una colcha para cama de 1,50 he creído mejor acabar mi sampler, no creéis?

Hay cosas que desde luego no he hecho bien, pero es mi primer trabajo de patch de envergadura y me ha servido para aprender muchas cosas. ¿Las más importantes? Estas:

.- Medir, medir, medir, hay que medir muy bien todo antes de empezar el trabajo y saber el tamaño de cada cuadrante, del total, de los laterales, etc. sino el trabajo puede salir ladeado

.- Los cuadrantes que van a llevar aplicaciones se deben cortar unos centímetros mayores porque al aplicar se pueden arrugar y encoger. Una vez acabada la aplicación se recortarán a su tamaño final, teniendo en cuenta los márgenes de costura.

.- Las costuras se deben planchar hacía la parte del trabajo que luego se va a resaltar con el acolchado. Lo mejor es no pisarlas al coser, para luego cambiar de opinión sobre el acolchado sin grandes problemas. Un pequeño corte puede salvarnos de una costura mal pisada.

.- Tener en cuenta el hilo recto al sacar los patrones.

.- Siempre, siempre poned un bies al trabajo final. Es más laborioso, pero queda infinitamente mejor que dejar la trasera más grande y luego rematarla como bies!!! (Prometo no volver a hacerlo!!)


Pero buen, dicho y hecho, acabado y requeteacabado:


No se aprecian bien los colores al ser de noche, pero creo que los veís bien abajo.

Puesto que todo está hecho a mano, (toooodo), lo cierto es que ha sido muy laborioso, pero el resultado es chulísimo. El acolchado ha sido un poco pesado, sobre todo, hasta que aprendí bien la técnica, pero es que la diferencia es brutal.

Aquí os muestro la evolución de un trabajo:

                                                              .- antes de acolchar:                                                    

  


.- aquí después:


                                                                                 
                                                                       .- antes:                                                                       



 .- después:

                




Ahora toca lavarlo, pues ha rondado un año por ahí y a disfrutarlo!!!

Una vez cumplidos mis deberes, en unos días os cuento sobre mi nuevo proyecto, que me encanta, aunque va a ser bastante trabajoso.

Segunda vida para el turrón

Hoy no os traigo ninguna receta, si no más bien quiero libraros de tener que atracaros con el turrón que os haya quedado por casa. El mes de enero debe ser para hacer dieta detox, mucha fruta y verdura, chic@s!!!

Para las que se lo tomen en serio ahí van un par de blogs a tener en cuenta, cuyo enlace podéis pinchar:

.- Goop: es el blog de Gwyneth Paltrow, un clásico, que se ha vuelto un tanto más comercial que en sus orígenes. Te puedes suscribir tanto en inglés como en español.

.- kiako the cook: mi último descubrimiento en español y super sano

No os asustéis que no voy a pediros que tiréis el turrón. El que vaya en su envase y esté sin abrir, veréis que caduca allá por octubre o noviembre, por lo que guardadlo para el verano y entonces podéis servirlo troceado o picado sobre copas de helado y nata montada.

También podéis comprar helado de vainilla de buena calidad, dejarlo ablandar lo justo para poder trabajarlo, añadir el turrón picado de vuestro gusto y volverlo a meter al congelador.

El que ya tengáis abierto y no ha salido de su paquete, ni ha rondado por platos, lo podéis congelar tranquilamente y proceder luego como os he indicado más arriba. Sólo será necesario sacarlo una media hora antes de picarlo.

Os recomiendo que congeléis las pastillas troceadas, para que luego no tengáis que descongelar la pastilla entera si no queréis. Se congelan en bolsas herméticas bien cerradas y prácticamente se puede hacer con todas las variedades.

De hecho, no os parece curioso que las variedades de helado clásico son iguales a las de turrón:
.- yema
.- tutti frutti
Etc.

Eso es porque los mismos artesanos que hacen el turrón, preparan el helado, o al menos, así era antiguamente. La fabricación del turrón es trabajo de temporada y de hecho, terminada la campaña, muchos trabajadores se iban a helar, es decir, a fabricar helado.

El turrón blando o de Jijona, y la crema de turrón:



Merecen una mención aparte, pues con ellas vamos a hacer magdalenas y galletas muy pronto. El turrón lo podéis congelar y la crema bien cerradita aguantará.

Pero en enero, detox, detox, detox!!!!


Un abrazo!!!

Comments

Your choice this month:

No es un adiós, es un NOS VEMOS EN SEPTIEMBRE

Welcome to my new blog!!

Bizcochos pluscuamperfectos!!