Mantelitos para el café y Torrijas de mi madre!

Espero que las vacaciones hayan ido muy bien. A mí todavía me queda el lunes festivo, por lo que aún no tengo rutinas establecidas.

He podido aprovechar un montón el tiempo y hoy os traigo muuuuchas cosas.

Lo primero es un bloque de cosecha propia para mi colcha, aunque los pájaros sí que son del patrón original:


Algún detalle:



A mi me encanta el resultado!!

Pero también he avanzado en mi mini proyecto DearJane (marca registrada):





Los pajaritos son de un proyecto de la revista Simply Vintage de Primavera:




































De la misma revista , he sacado esta original idea.


La técnica propuesta es distinta a la que yo he usado, pues con la fiselina es más fácil controlar los puntos de encuentro, rematar bien cada extremo antes de cortar por la línea central, etc.

Primero, he dibujado un patrón sobre papel y luego sobre la fiselina:


Ojo: la línea central debe ser más alta porque hay que contar con sacar 2 márgenes de costura, pues se cortará por la línea transversal central una vez unidas todas las piezas.

Después he cortado las piezas:


y las he ido cosiendo hasta tener seis bloques:


Después los he cortado por la línea transversal central


Y ahora toca combinarlos:


Aunque después de muchas combinaciones, creo que los coseré así:


A ver si para la semana que viene los acabo!!

Torrijas de mi madre

Ya sé que son un clásico de la Semana Santa, pero no las pude comer antes y ayer mi madre preparó esta mesa así de impresionante:



Las rosquillas fritas os las explicaré el próximo día porque son más elaboradas, pero a qué apetecen?




Formas de hacer las torrijas hay muchas, los americanos las llaman French toast y las preparan con jarabe de arce, los franceses hacen pain perdu y en España se hacen con vino, almibar y un largo etcétera. Pero a mí me gustan las de mi madre :)



La receta es muy sencilla. Lo primero es comprar un buen pan de horno tradicional con una miga firme para que aguante. No os aconsejo los panes tipo Viena o de leche, porque se rompen.

Como ya sabréis el pan debe ser del día anterior (al estar más seco , aguanta mejor el baño de leche).

En función de la cantidad de pan, calculáis 1/2 litro de leche entera por cada barra grande. Le dais un hervor con la cáscara de un limón o de una naranja (o ambos) y una rama de canela. La apartáis del fuego y echáis 5 cucharadas de azúcar blanca, mezcláis y dejáis enfriar.

Una vez fría, coláis y vais mojando rebanadas de pan de un dedo de grosor. Se deben sumergir bien y escurrir. Después pasáis por huevo batido y freis en aceite caliente. Según se vayan dorando las ponéis sobre papel de cocina absorbente unos segundos. 

Finalmente las rebozáis en una mezcla de azúcar y canela molida y las dejáis enfriar (a mi me encantan recién hechas calentitas).

Mientras ponéis a calentar la leche sobrante, calculad que os quede un vaso por barra (si os falta añadid más y probad el punto de dulzor), le dáis un hervor y lo echáis sobre las torrijas.

Sólo queda disfrutar!!



Y quien dice que no se pueden tomar frías de la nevera con una bola de helado en pleno verano?

Feliz semana!!

Comments

Your choice this month:

Picknit Shop