Más trucos!!

Que no se me había olvidado la receta de pizza, pero el verano se está acabando y hay que aprovecharlo!!

Por fin terminé mi preciosa caravana de Simply Vintage:


Que va a ser una tapa para mi caja de costura, que antes era un desastre así:


Y ahora ha quedado preciosa!!


Pero en la anterior entrada nos quedamos en que ya teníamos listo el postre para el día siguiente, un rico tiramisú sin huevos!!

El acompañamiento de la comida principal pueden ser un par de tipos de ensalada una más verde con lechugas variadas, una buena vinagreta de mostaza y queso parmesano. La otra de tomates, aguacates, aceitunas negras y tiritas de salmón o atún de lata o incluso salmón en conserva en aceite de la marca Campos, que está buenísimo. Aunque ahora he probado este de Costa Vasca Premium (Mutriku-Guipuzcoa) y está genial también, incluso mejor.Yo los compro en el super del Corte Ingles y vienen en tarros de cristal:



Pero vamos con la pizza que prepararemos el día anterior a la hora que mejor nos convenga. Os recuerdo que las cantidades las podéis aumentar o reducir usando como referencia la cantidad de harina que vayais a usar y aplicando una regla de 3 para el resto de ingredientes. Es decir:

Receta base para 2 pizzas grandes del tamaño de la bandeja del horno:

700 gr. Harina panadera (o mezclada con un tercio de harina integral de trigo o espelta o quizá incluso centeno)
364 gr. Agua templada
14 gr. Levadura fresca de panadero (o equivalencia de levadura seca, según la marca que uséis)
35 gr. Aceite de oliva (más fuerte o suave según vuestro gusto)
14 gr. Sal
Una pizca grosera de pimienta molida
Una cucharadita de orégano y una cucharadita de tomillo (o romero, salvia, etc.)

(No abuséis de los condimentos, pues la masa va a reposar mucho tiempo y podría tomar demasiado sabor)

Preparación:

El día antes de necesitar la masa a la hora que tengáis una media hora libre, preparáis los ingredientes de la masa. En un cuenco amplio echáis la harina y la levadura desmenuzada. Echáis el agua (si usáis harinas integrales reservad un poco para ver si os falta o sobra). Mezclar con las manos durante unos 5 minutos y según se integre la harina, usad o no el resto del agua.

Añadid la sal, la pimienta y las hierbas y amasar un poco más. Llegado este momento, vuestra masa tendrá ya una pinta estupenda, toda integrada, pero falta el aceite. Ahora toca añadirlo. No os asustéis pensando que es mucho, poco a poco se ira incorporando mientras amasáis unos 5 minutos hasta que tengáis una masa lisa y elástica.

La ponéis en un cuenco hermoso (sube mucho) untado de aceite y la tapáis con papel film y a la nevera con ella hasta que la vayáis a necesitar, mínimo 24 horas:


Al día siguiente, una hora antes de estirarla o unos 45 minutos si vuestra cocina está muy caldeada, la sacáis de la nevera.


Ahora toca preparar los ingredientes del relleno.

En esta ocasión, yo he usado tomate frito, una mezcla de 2 tercios de mozzarella rallada y 1 tercio de Old Amsterdam rallado, aros de cebolla, bacon y queso cabrales.

Un truco para la cebolla: unos 15 minutos antes de incorporarla a la pizza, se pela y corta en rodajas finas y se echa en un cuenco con agua y un poco de sal. Se deja reposar unos minutos, se escurre y seca. Se aliña con un chorrito de buen aceite, una pizca de sal , pimienta molida y orégano. Y lista para añadirla a vuestra pizza.

Bueno, sigamos. Precalentáis el horno a 250º, calor arriba y abajo.

Volcáis la masa en la encimera enharinada, cortais en 2 y boleais, es decir, amasáis haciendo 2 bolas así:


Debe reposar 10 minutos (buen momento para preparar vuestra cebolla!).

Finalmente, hay que estirarla con ayuda de un rodillo o de la forma tradicional con las manos, y colocadla sobre vuestra bandeja de horno. Colocad los ingredientes: tomate, quesos rallados, cebolla, bacon y trocitos de Cabrales, por ejemplo.

Pincelad los bordes con aceite de oliva.

Meted una pizza en el horno: 5 minutos a 250º y unos 20 minutos a 220º, pero vigilad los últimos 5 minutos por si acaso.

Mientras se cuece la primera pizza, preparad las ensaladas y después la segunda pizza. Cuando esté lista la primera, sacad a la mesa las ensaladas y la pizza y hornear la segunda. Para cuando ya no quede nada de la primera, tendréis lista la segunda.

Buen provecho!!


Comments

Your choice this month:

Picknit Shop