Escapada a Madrid

Como podéis ver, al final no hubo viaje a San Juan de Luz....pero es que estuvimos esperando hasta el último momento a ver si cambiaba el tiempo y nada, seguía con lluvia, viento por toda la zona de Navarra y País Vasco y así no es agradable conducir y menos en junio!!!

Total que nos fuimos a Madrid, destino habitual nuestro en cualquier estación. El camino por la A3 en esta época del año está de escándalo de bonito. Campos de amapolas, contrastes de tierras rojizas y cereales verdes que movidos por el viento parecían el mar, colores rojos, amarillos, morados. Es difícil de describir con detalle y desde el coche no se puede echar fotos en condiciones, así tendréis que verlo. Para mí, la parte más bonita es la zona que va desde Albacete a Madrid.

Una vez en Madrid, fuimos de tiendas, claro está y paseamos por la zona de Claudio Coello y Lagasca, donde hay pequeñas tiendas con precios muy alejados de los habituales en Serrano. Una de mis tiendas favoritas es ESE O ESE, en Lagasca, donde suelo comprar pañuelos y bisutería a buen precio, aunque tienen desde ropa a bolsos, pasando por sandalias, botas, etc.

Mi selección de este sábado fue:

Pulseras de cuentas


Un collar morado


Un collar de cuentas de madera


Mi favorita: una pulsera de estrellas y piel grabada



Que curiosamente venía con un llavero, un poco soso, que pienso customizar esta semana:



Después bajamos paseando al Retiro para ir a la Feria del Libro. El parque estaba precioso y lleno de actividad y la Feria, pues como siempre, llena de gente y como era el primer sábado, todos los escritores firmaban ejemplares y las colas eran larguísimas en los más populares. Yo no soy de esperar mucho , la verdad, con lo que al final , no compré ningún libro.

Para comer nos recomendaron un restaurante brasileño y mi primera reacción fue de no ir, pero viniendo de quien venía la sugerencia, había que darle una oportunidad. Así que allá que nos fuimos con el Metro a Cuzco y dando un paseo hasta la calle Juan Ramón Jiménez, donde se encuentra el Restaurante Rubaiyat.

Qué os puedo contar? El lugar precioso, el trato super amable y la comida, ay , riquísima: panes caseros, carnes estupendísimas y los postres muy cuidados. La cocina es abierta con paredes de cristal y incluso se ofrecieron a enseñárnosla después de comer Si visitáis su web podréis ver que los precios son medio/altos, pero hay que darse un capricho de vez en cuando y el sitio lo merece. Altamente recomendable. Eso sí, dejad un hueco para lo que os traerán después del postre, porque es una pena dejarlo y no os doy detalles para no aguaros la sorpresa.

Después de este fin de semana de relajación, espero coser muuuuucho esta semana.

Cuidaos!!


Comments

Your choice this month:

The Farmers Daughter Fibers